Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter    Quiénes Somos  |  Sucursales  |  Marcas  |  Servicio Técnico  |   Servicios  |  Conv. Marco  |  Contacto 
  Portada | Medicina | Odontología | Home Care | Ortopedia | Muebles Clínicos | Podología | Laboratorio | Veterinaria
Bienvenidos / Nosotros Historia Recursos Humanos
Dispositivos Medicos Mobiliario

Tercera edad: Derribando mitos sobre el envejecimiento

Mitos sobre el envejecimientoQue son menos activos sexualmente. Que representan una carga para la sociedad. Que no pueden cambiar sus hábitos. Estos y muchos otros mitos fueron adjudicados a los mayores durante siglos, pero la ciencia los va derribando a todos, uno por uno...

Todos conocemos la enorme cantidad de mitos que circulan sobre el envejecimiento. Veamos algunos de los más importantes:

Mito 1: Ser mayor significa estar enfermo.

Mito 2: El secreto para una vejez exitosa, es tener la adecuada disposición genética.

Mito 3: Los mayores representan una carga para la sociedad.

Mito 4: Es imposible que los mayores adquieran y pongan en práctica nuevos conceptos.

Mito 5: Los malos hábitos de toda una vida no se pueden cambiar.

Mito 6: Los mayores pueden llegar a tener deseo sexual, pero no mucho más que eso.

Estos mitos no vienen de la nada. De hecho, nuestra sociedad está obsesionada con resaltar los aspectos negativos del envejecimiento, antes que los positivos.

Pero todos estos estereotipos, mitos, y obsesiones, caen rotundamente al contrastarlos con las evidencias científicas.

Y si a todo esto le sumamos que los avances científicos de las últimas décadas han prolongado y mejorado la calidad de vida, sería evidente afirmar que el futuro pertenece a la madurez.

Pero.. ¿A que nos referimos cuando hablamos de evidencia científica?

Concretamente a los sorprendentes resultados de un amplio estudio científico sobre el envejecimiento desarrollado por la MacArthur Foundation en los Estados Unidos.

A continuación, le presentamos los rotundos contrastes encontrados entre los mitos y las evidencias científicas:

Mito 1: Ser mayor significa estar enfermo.
Uno de los hallazgos del estudio, establece que las personas mayores tienen muchas posibilidades de envejecer muy bien, antes que de llegar a estar dependientes.

De hecho, no mucho más del 5 por ciento de la gente mayor vivía en geriátricos (y esta cifra era mayor años atrás), sino que además aquellas personas de entre 65 a 74 años, no manifestó signos de discapacidad en casi un 90 por ciento.

Por eso, en lo que respecta a esta idea, el estudio pudo demostrar que las personas mayores son generalmente sanas. E incluso en la vejez avanzada, la gran mayoría de la población mayor sólo tiene pequeñas discapacidades funcionales, y esta proporción de personas con problemas ha ido mermando con el tiempo.

Mucho de esto se debe a una gran reducción en las enfermedades contagiosas agudas durante el siglo pasado, y a un descenso, en las últimas décadas, de los precursores de enfermedades crónicas como las relacionadas con la alta tensión, los altos niveles de colesterol, y el consumo de tabaco.

Mito 2: El secreto para una vejez exitosa, es tener la adecuada disposición genética.

Otros de los mitos que derribó el estudio de la MacArthur Foundation es aquel que señala que los deterioros físicos tienen relación directa con los genes. En efecto, sólo cerca del 30 por ciento de los problemas físicos desarrollados en la vejez podían ser atribuidos a los genes.

Por eso, se puede afirmar que la herencia no tiene una influencia tan poderosa en la decadencia física como se asume generalmente. Esta conclusión tuvo también que ver con un estudio de gemelos mayores e idénticos desarrollado en Suecia.

Incluso, se pudo determinar que a medida que las personas envejecen, la herencia genética empieza a ser un factor mucho menos importante que el ambiente y el estilo de vida.

Así, cómo vivimos, y donde vivimos, tiene un impacto mucho más profundo en todas las funciones orgánicas, incluyendo el corazón, el sistema inmunológico, los pulmones, los huesos, el cerebro y los riñones, antes que los genes.

Como todos sabemos, las conductas relacionadas con el hecho de no fumar, llevar una buena dieta, mantener un ejercicio regular, y comprometerse con la buena vida pueden son en parte heredados, pero nunca de manera total, por lo que cada persona, individualmente y más allá de sus padres, es responsables en gran parte de su propio estado físico y de salud durante la vejez.

Por eso, es posible decir que se puede aumentar la habilidad física y mental incluso durante la adultez, si se tiene el compromiso de tomar los resguardos necesarios (una vida sana) para hacerlo.

Mito 3: Los mayores representan una carga para la sociedad.

Al medir el trabajo y el éxito, nuestra sociedad simplemente no cuenta el trabajo voluntario o no pago.

Se supone que todo aquel que trabaja a cambio de una retribución económica, es el único que puede colaborar con la sociedad, y por ende, los que no lo hacen, son un carga.

Así, la actividad productiva, pero no paga, no es parte de la ecuación para medir la contribución a la sociedad.

Pero lo cierto es que el trabajo voluntario puede ser mucho más importante que uno pago, desde el hecho de que se está prestando un servicio a organizaciones sociales no lucrativas que posiblemente no podrían pagar por ese necesario trabajo.

Por eso, en un sentido más grande, la mayor parte de la gente adulta es muy productiva, pues al tercio de los mayores que todavía trabajan por la paga, se le debe sumar otro tercio que se ofrece de voluntario en iglesias, templos, hospitales, comedores, u otro tipo de ONG's, y otro tanto que proporciona una indispensable ayuda informal a miembros de familia, amigos y vecinos.

Pero además, el problema de trabajo en los mayores no es por lo mayores en sí mismos, sino por muchos empleadores que les ponen todo tipo de obstáculos y no le dan las mismas oportunidades para conseguir un puesto.

Asimismo, en las reducciones y fusiones corporativos, los primeros en ser despedidos son los trabajadores mayores, en parte por que representan un costo mayor en salarios debido a su antigüedad.

Lo cierto es que, actualmente, son millones los adultos mayores que están listos, dispuestos, capaces, y con ganas de trabajar, y es muy común que aquellos empleadores que se han arriesgado a contratarlos, más allá de los prejuicios sociales, se hayan encontrado con que los mismos cumplen o exceden sus expectativas, y aportan una gran y valiosa experiencia a la empresa.

Mito 4: No se le puede enseñar a un viejo lobo nuevas artimañas.

Según las investigación científicas llevadas por la fundación, se ha podido demostrar que la gente mayor puede, y de hecho suele, aprender cosas nuevas.

Por cierto, estas personas contaban con tres factores claves que ayudaban a mantener intacta sus funciones mentales en la vejez: (1) una actividad física regular; (2) un fuerte grupo social que servía de apoyo; y (3) la fe en sí mismos para manejar lo qué la vida tenía para ofrecerles.

Como sabemos, los adultos mayores deben aprender, regularmente, a utilizar aparatos y equipos que les eran totalmente desconocidos durante su juventud, como por ejemplo los procesadores de alimento, hornos a microondas, o todos los botones de programación de una videograbadora.

Y por sobre todo, en la actualidad, deben conocer los secretos para manejar las computadoras junto con todos los recursos que les provee Internet.

Entre otras cosas, se descubrió también que todas las personas mayores, incluyendo aquellas que habían experimentado algún descenso en sus capacidades cognoscitivas y mentales, podían, con una instrucción apropiada, mejorar sus capacidades para suplantar las pérdidas de la memoria ocurridas durante, aproximadamente, sus últimos veinte años.

Mito 5: Los malos hábitos de toda una vida no se pueden cambiar.

Otro de los grandes estereotipos que se formulan en torno a la vejez, señalan que cuando se es mayor, suele ser demasiado tarde para cambiar estilos de vida y todo tipo de hábitos, incluyendo aquellos más arriesgados, y arraigados luego de toda una vida, como ser el fumar, beber, ingerir alimentos elevados en grasas y no llevar una adecuada rutina de ejercicios.

Incluso, pareciera como si los daños a esa edad ya se hubieran hecho, y la gente a menudo no podría dejar de mantener estos malos hábitos, ya muy arraigados y supuestamente irreversibles.

Así, las debilidades relacionadas con décadas de consumo de tabaco, uso excesivo de alcohol, ingesta de alimentos altos grasas, y la falta de ejercicio físico, parecieran ser sólo causa de estos malos hábitos pasados, y por ende tampoco tendría mucho sentido dejarlos de lado a esa altura.

Pero la verdad es que la naturaleza tiene un gran don de perdonar. Por cierto, no existe una fórmula mágica que permita que los adultos vuelvan a ser jóvenes, pero las investigaciones científicas, afirma esta fundación, han establecido que la mejor de las fórmulas con las que se cuenta en la actualidad es mantener un estilo de vida sano, más allá de lo que se haya hecho en el pasado.

Por eso, si se fue un gran fumador, se debe saber que existe la posibilidad de que no se hayan provocado daños significativos que puedan llevar a aumentar ampliamente los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas.

Sin embargo, las chances de que sí se provoquen estos daños en la actualidad, se pueden reducir casi tan pronto como se deje de fumar, por mucho que se haya fumado en el pasado.

De hecho, son muchos los estudios llevados a cabo sobre gente mayor que han podido demostrar que, por ejemplo, los riesgos de sufrir tensión arterial alta pueden ser reducidos mediante cambios en la dieta alimenticia y el ejercicio físico.

Es cierto que los zorros no suelen abandonar la cueva, pero si es posible lograr cambios cuando la persona determina desarrollar una buena actividad (y por ende capacidad) física, un estímulo mental, modificar sus malos hábitos, y buscar apoyo emocional cuando sea necesario.

Mito 6: Las luces pueden estar encendidas, pero el voltaje es bajo.

Nuevamente, se extiende un estereotipo sobre los hombres y mujeres mayores, en esta caso para dar cuenta de una supuesta falta de habilidades tanto físicas como mentales, que tendrían una repercusión determinante en la vida sexual.

En efecto, esta suposición de carencia de habilidades adecuada encuentra su mayor expresión en la creencia general de que es raro, e incluso categóricamente inadecuado, el interés y la actividad sexuales en la vida adulta.

La realidad señala que existe efectivamente una disminución en la actividad sexual a medida que las personas envejecen, pero que, sin embargo, existen tremendas diferencias individuales de un caso a otro, las cuales en realidad están determinadas por ciertas normas culturales, de salud y disponibilidad o no de parejas para mantener sexo o romances, mucho antes que por la edad cronológica, que de hecho no es el factor más crítico.

Incluso, la gran demanda de Viagra acontecida en los últimos años, debería disipar cualquier tipo de duda respecto a la idea de que existe un descenso en el deseo y actividad sexual de los mayores.

Pero este mito ya se debería haber derribado desde hace mucho, ya que incluso en un estudio llevado a cabo en 1953, -un tiempo mucho más represivo en el aspecto sexual, y con muchos menos recursos de salud que en la actualidad,- demostraba que el 70 por ciento de los hombres mayores de 68 años eran sexualmente activos.

Derribando mitos

Todas estas investigaciones, desarrolladas durante décadas enteras, dan cuanta claramente de cuan falso es el prejuicio de que ser viejo significa estar enfermo y frágil, pues de hecho la mayoría de los adultos occidentales que no están inmersos en condiciones de pobreza, son generalmente sanos.

E incluso durante la vejez avanzada, una gran mayoría de la población mayor tiene sólo pequeñas discapacidades funcionales, las cuales no son determinantes para su pleno desarrollo, y, por otro lado, han ido mermando con el correr del tiempo.

Por eso es posible ver en la actualidad una mayor presencia y peso, dentro de la sociedad total, de una población adulta con sus facultades cognoscitivas y físicas totalmente plenas, que ejerce una vida muy activa gracias a esta combinación de vidas más prolongadas con menores enfermedad, que agrega vida a los años así como años a la vida.

Fuente: en plenitud.com



Los beneficios de la actividad física para las personas adultas mayores -Dic 2009- Fuente: Medio Noticioso
Image
INICIO CATEGORIAS CORPORATIVO
2006 DIPROMED S.A. Todos los derechos reservados.
Casa matriz: Palacio Riesco 4331 Huechuraba. Fono: 56-2 24731300 Fax: 56-2 2473 1398/99 P.O.Box 9760