Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter    Quiénes Somos  |  Sucursales  |  Marcas  |  Servicio Técnico  |   Servicios  |  Conv. Marco  |  Contacto 
  Portada | Medicina | Odontología | Home Care | Ortopedia | Muebles Clínicos | Podología | Laboratorio | Veterinaria
Bienvenidos / Nosotros Historia Recursos Humanos
Dispositivos Medicos Mobiliario

Si necesita un impulso para empezar una dieta... Mire una foto suya.

Según una encuesta británica, una fotografía que delata imperfecciones físicas, el pantalón preferido que ya no queda bien y una ruptura amorosa son las principales razones para que una mujer se decida a empezar un régimen alimenticio.

dieta de la Foto

Antes de decir una palabra sobre las dietas, hay que atender un punto de partida: las mujeres son el sexo débil ante un plato de comida. Tal como lee. Es lo que descubrió Gene-Jack Wang, director del departamento médico del Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Nueva York. La zona del cerebro involucrada con la regulación de las emociones y la motivación registra una mayor actividad en las mujeres que en los hombres cuando están frente a su menú preferido. Eso explica, en parte, por qué las dietas van más de la mano con el género femenino que con el masculino. Ahora, otra cosa es lo que las lleva a empezar un régimen.

Ni los comentarios de otros ni la ropa que ya no se puede usar. Algo casi infalible para ella, según un sondeo británico, es ver una fotografía donde se ven poco favorecidas. Tal vez con ese rollito que se escapa del pantalón y que no pasa inadvertido (para ellas) en una imagen. Así lo determinó una encuesta británica a mil mujeres realizada por el sitio eatwater.co.uk, que dio con los principales motivos que las impulsan a hacer dieta.

¿Por qué una fotografía les duele tanto? Porque una foto, a diferencia de un espejo, funciona como si estuvieran mirando a otra persona y somos mejores encontrando detalles en los demás que en uno. Otro ejemplo: ¿se ha fijado en las personas que miran una vitrina? De golpe se dan cuenta de que lo que ven es su reflejo y ahí procesan la realidad de su figura, ejemplifica Viviana Assadi, sicóloga especializada en obesidad de la UC. Frente al espejo, en cambio, aplicamos mecanismos de defensa y nos centramos en las características que nos potencian para enfrentar el día a día. ¿Qué ganas tendríamos de salir a trabajar si vemos cómo nuestras mejillas aumentaron su volumen? Ninguna.

El siguiente motivo para hacer dieta -según la encuesta- es darse cuenta de que el pantalón favorito no llega a destino. Y si llega, deja una imagen indecorosa. Además de impulsar un régimen alimenticio urgente, la situación puede calar hondo. Camila Hernández (profesora, 26) reservaba sus jeans negros pitillo para ocasiones especiales. Había invertido harto en ellos, de hecho. Y cuando recibió la invitación precisa, el cuerpo le jugó una mala pasada. “No me entraron. Fue horrible la sensación. Tanto así, que llamé al tipo y le inventé una excusa. No salí”, cuenta.

Camila lo comprobó in situ, pero la insatisfacción de las mujeres con su cuerpo es bastante común. Según una investigación del Social Issues Research Center, en Inglaterra, ocho de cada 10 mujeres no están satisfechas con su imagen. La presión hacia las mujeres es grande. Imágenes de modelos de hombres por la calle casi no hay; en cambio, de mujeres sobran, y esto explica, según la misma investigación, por qué los hombres tienen una mejor valoración de su cuerpo.

Amigas regias

Uno de los motivos más efectivos para bajar de peso que apunta la encuesta son las rupturas amorosas: pueden llevarse hasta seis kilos. Una mujer soltera come más sano porque las salidas recurrentes a restaurantes por la noche se acaban, dice la nutricionista de la Clínica Las Condes, Giselle Muñoz. Es que cuando está en pareja la mujer comienza a comer casi a la par que un hombre, complementa Assadi.

Las amigas también hacen su parte, respondieron las encuestadas. ¿Quién no ha tenido una amiga que de un día para otro pasó de común a corriente a candidata a una pasarela? A Magdalena Yáñez (28, arquitecto) le ocurrió cuando su amiga Beatriz se apareció por su puerta después de dos meses en Costa Rica. “Estaba con un peto… ¡peto! Si usas peto a los 30 años es porque eres de la tele y ya no puedes estar más regia. Después de ese episodio, comencé mi dieta Dukan”, recuerda.

Ultimo punto: ser “el más” de algo es un arma de doble filo. Pero ser el más gordo de la oficina es pasaje directo a la dieta. Assadi recuerda a una paciente que dio una talla para los uniformes del trabajo… y cuando llegaron confeccionados ya no le cabían. La dieta fue mejor que llegar vestida de calle.

Fuente: La Tercera

Si necesita un impulso para empezar una dieta... Mire una foto suya - 01 junio 2012
Image
INICIO CATEGORIAS CORPORATIVO
2006 DIPROMED S.A. Todos los derechos reservados.
Casa matriz: Palacio Riesco 4331 Huechuraba. Fono: 56-2 24731300 Fax: 56-2 2473 1398/99 P.O.Box 9760